Corría el año 1955 cuando un inmigrante italiano, llegado a la argentina a la edad de 9 años, don Eduardo Mauro, uno de los artesanos más reconocidos del país en el oficio de la manufacturación del vidrio plano, decidió abrir en calle Italia 1660 de ésta ciudad, un establecimiento industrial para el procesamiento total del vidrio y la fabricación de espejos. Desde ese entonces nuestro principal anhelo ha sido brindar bienes y servicios destinados al mercado de la construcción y decoracioón. En el año 1970 inauguramos nuestro actual local de Italia esq. Pellegrini para la comercialización de pisos y revestimientos cerámicos, sanitarios, griterías y demás accesorios para la decoración.

Nuestra empresa ha sido la primera de la región en introducirse en el mundo de la cerámica esmaltada, decorada, guardas y sus piezas accesorias. En ese entonces no existían en el país fábricas de cerámica esmaltada con procesos continuos de producción, solamente se fabricaba el azulejo 15x15 producido por Cerámica San Lorenzo y se esmaltaba sobre cottoforte piezas completas u olambrillas sobre solados rojos.

Existían fábricas que esmaltaban sobre bases constituidas por distintas materias primas y o componentes entre las que podemos citar a cerámica Cypa de la firma Petracca, Opalinas y vicris Hurlingham, Porcemic Tsuji, Porcelana Atlántida, Cerámica Malmo, Cerámica del Color, Cerámica Figliolo, Cerámica Fingal, Cerámica Sevilla, todas representadas por nuestra empresa. Años más tarde Canteras Cerro Negro comienza la producción de cerámica esmaltada con una moderna planta instalada en la ciudad de Olavarria y a partir de ese momento comienza un desarrollo vertiginoso de la industria cerámica de pisos y revestimientos cerámicos hasta llegar a nuestros días en donde la tecnología y calidad se han acercado a los mejores del mundo. Siempre estuvimos actualizados a la altura de las últimas novedades, entregando los productos de más alta calidad producidos no sólo en el país sino también los originarios de los mejores productores del mundo procedentes de Italia, España o Brasil.

En el años 1995 cambiamos la denominación de Rosario Cristal por Domus para romper el compromiso de tener un nombre asociado a una localización o producto determinado y el nuevo nombre con su logo conforman una única identificación con la casa ya que Domus proviene de latín que significa el habitat y relacionado con su propiedad "domus dominus" y el isotipo del caracol también remontado al latin "mea mecun non porto" significa todas mis pertenencias las llevo a cuestas en mi propia casa. Paralelamente junto a éste cambio materializamos una importante expansión y establecimos el primer sistema de franquicias del país para nuestro rubro, abrimos locales franquiciados en las Ciudades de Santa Fe, Paraná, Rafaela y Venado Tuerto.

La crisis del país, la grave recesión agravada en nuestra región, las dificultades y default de la industria de la construcción y la merma del mercado inmobiliario fueron obstáculos insalvables para continuar avanzando con el sistema de franquicias, fue así que para no debilitar toda la estructura nos afianzamos en nuestro tradicional local donde nacimos y que permanentemente expandimos y mejoramos.

Nuestra premisa ha sido brindar los mejor a los profesionales de la construcció;n haciendo que en su propia ciudad una empresa les satisfaga todas las posibilidades de estética, diseño, que su propio vuelo y creatividad pudieran requerir. Con esta finalidad no hemos escatimado esfuerzos para que puedan contar con variedad, exclusividad, calidad, asesoramiento técnico de primer nivel y exposición con ambientaciones que faciliten el trabajo y la elección de los clientes.
Hoy nos encontramos trabajando totalmente fieles a nuestros principios, brindar lo máximo en productos y servicios al más alto nivel perfeccionándonos cada día en pos de nuestro objetivo supremo: mejorar el bienestar y la calidad de vida de nuestros clientes.